NATURALEZA Y CULTURA
Playas y Balnearios
El frente costero de Berisso abarca unos 22 kilómetros de costa sobre el Río de la Plata. En esta extensión, se producen distintos lugares naturalmente apropiados para las actividades de playa. De esta forma, a lo largo del tiempo, se han ido desarrollando de manera desigual distintos balnearios, que de SE a NO son: La Balandra, Playa Municipal, Playa Bagliardi, Palo Blanco y la playa de la Isla Paulino. Son variadas las características ambientales, los servicios e infraestructura y la popularidad de estos balnearios.


Palo Blanco




Palo Blanco es el sector de playa más próximo a la ciudad. La costa se encuentra muy erosionada, con poco espacio para la permanencia. Se encuentra ocupada en parte por habitantes en construcciones precarias. Sin embargo, es una de las playas más concurrida por los berissenses por su proximidad y su fácil acceso. Se encuentra a la altura de Av. Montevideo y 32. Se ingresa por Avenida Palo Blanco, y luego de recorrer 3 kilómetros de camino mejorado, se arriba a las playas. En dicho trayecto se puede apreciar el paisaje característico del monte costero, cultivos de vid y ciruela.

En cuanto a su infraestructura cuenta con sanitarios, construidos en hormigón y mampostería sobre pilotes, debido a que es un área inundable. No cuenta con electricidad, agua potable, desagües ni gas natural. El agua potable es transportada en camiones municipales durante la temporada veraniega y almacenada en tanques para uso de los visitantes. Asimismo, durante la temporada veraniega, cuenta con servicio de proveeduría y guardavidas.


Playa Bagliardi

A pocas cuadras de la terminal de ómnibus de la Línea 202, se encuentra la calle de acceso a la playa. El mismo es un camino de asfalto que se usaba en épocas pasadas, para acceder a una fabrica militar. Dicho camino se encuentra flanqueado por un arroyo. Del otro lado del mismo se pueden apreciar las quintas vecinas, plantaciones de cañas, ciruela y uvas. En cuanto a su infraestructura no posee servicios, aunque durante la temporada de verano se abren proveedurías y se presta el cuidado de guardavidas.


Playa Municipal

A 15 kilómetros del centro por Av. Montevideo (Ruta Provincial 15) se encuentra la entrada que conduce a la Playa Municipal.

Un camino mejorado de 10 cuadras permite disfrutar del paisaje tranquilo y atractivo para quienes quieran tomar contacto con la naturaleza. En esta zona la costa se muestra muy erosionada por la acción del río. Un antiguo camino que vinculaba con la Playa La Balandra se encuentra en desuso y solo quedan de él rastros entre la vegetación y el avance de la línea de costa.

La playa cuenta con viejos espigones preparados para pescadores, aunque muy deteriorados. Posee también un núcleo sanitario similar al existente en Palo Blanco, La Balandra e Isla paulino, deteriorado y fuera de uso.


Playa La Balandra




A 18 kilómetros del centro de la ciudad, al finalizar el tramo asfaltado de la Ruta 15 y casi en el límite con el partido de Magdalena, se encuentra el camino de acceso a la playa La Balandra. Este acceso posee una extensión de 3 kilómetros, que es de tierra parcialmente mejorado.

Es la playa más amplia del distrito, con 1500 metros de extensión. En el complejo se encuentra el Club de Pesca La Terraza, en un predio cerrado, que posee un camping usado principalmente por los pescadores pero abierto a todo público. El campamentismo se realiza también de manera libre a lo largo de la playa. El Club de Pesca La Terraza con apoyo de la Municipalidad realiza todos los años en la Playa La Balandra el concurso de pesca deportiva y Fiesta del Pejerrey, en el mes de mayo, y el concurso y Fiesta de la Corvina Rubia en el mes de Octubre, esta última declarada Fiesta Provincial.

La infraestructura con que cuenta en general es buena. Posee electricidad y alumbrado público, que ha sido completado y reinaugurado en 2004. Distribuidas sobre el frente de playa, tiene tres baterías de sanitarios -uno de ellos nuevo-. El agua potable es llevada en camiones municipales y almacenada en tanques. La playa se encuentra forestada.

Durante el verano numerosos artesanos, comerciantes y vendedores ambulantes instalan sus puestos en el lugar, siendo esta la playa más concurrida de la ciudad. El lugar cuenta con servicios sanitarios, atención médica y de guardavidas en la época estival.


Isla Paulino




La Isla Paulino se encuentra apenas a 20 minutos de viaje en lancha. Integra la zona costera de Berisso, un territorio bajo, surcado por cursos de agua y cubierto de vegetación. La Isla nos produce esa sensación extraña de estar tan cerca y tan lejos de lo urbano al mismo tiempo. Un hermoso y pacífico territorio de insospechada riqueza natural. Unos pocos habitantes brindan los servicios turísticos y se dedican al cultivo de la vid americana, frutales, hortensias, cañas, sauces y álamos.

La escollera portuaria ha ido produciendo acumulación de arena en la costa y dando lugar a una playa muy ancha y sorprendente.

También se puede acceder a la Isla Paulino por la playa Palo Blanco, recorriendo unos 4 kilómetros. Sin embargo, con vehículos solo es posible llegar con el nivel del río suficientemente bajo.

Para acceder a la playa, el visitante debe caminar alrededor de 1000 metros desde el embarcadero donde amarra la lancha colectivo, y donde se pueden encontrar servicios tales como sanitarios públicos y proveeduría. Existen dos senderos desde el embarcadero y la zona poblada para llegar al sector de playa. Ambos resultan muy atractivos en sí mismos, recorriendo el paisaje del monte costero. A través del municipio, ofrece el servicio de guardavidas en temporada veraniega.

Las actividades que puede realizar el visitante incluyen: Caminatas, avistaje de aves, safaris fotográficos, visita a los viñedos, pesca y deportes náuticos; o simplemente disfrutar de la playa y el paisaje natural. En la isla es posible acampar, alojarse en habitaciones de alquiler, almorzar y cenar.

Por otra parte, es destacable la importancia que tendrá para el futuro desarrollo turístico del lugar la infraestructura que quedará disponible al finalizar las obras de reconstrucción de la escollera portuaria: un muelle y un gran playón ubicados en el extremo de la playa, cuya actual función es de apoyo logístico de dicha obra.